Información y curiosidades

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una lesión que aparece en la fascia plantar, más concretamente una inflamación aguda que aparece en esta zona que está localizada en la planta del pie, normalmente localizada en la zona del talón.

La fascitis plantar implica un dolor muy agudo y molesto que aparece en la zona del talón y que suele ser más intenso por las mañanas, debido a la rigidez del pie por la noche, y también al realizar ejercicios que cargan esta zona del pie.

 

fascitis plantar curiosidadZona dolorida causante por la fascitis plantar

 

¿Qué es la fascia plantar?

La fascia plantar es una envoltura de tejido que cubre los músculos cortos de la parte inferior del pie, se encuentra entre los dedos hasta el hueso del talón o hueso calcáneo. Su finalidad es amortiguar el impacto que se produce al caminar y realizar todo tipo de ejercicio que implique el contacto directo con la planta del pie.

La inflamación de este tejido es lo que se traduce en la fascitis plantar.

 

tejido fascitis plantarTejido fascial plantar

 

 

¿Cómo podemos saber si tenemos fascitis plantar?

Para saber si tenemos fascitis plantar o si se trata en cambio de otra molestia o lesión, hay varios síntomas que nos pueden ayudar a detectarlo.El principal síntoma es dolor en la planta del pie, en el talón o por mitad de la planta del pie sin haber recibido ningún tipo de traumatismo ni de golpe.

Este dolor se produce a causa del desgaste habitual del tejido de la fascia plantar.

¿Cuáles son las causas de la fascitis plantar?

Es importante saber que pueden ser muchas las causas que hagan que padezcamos de fascitis plantar. Es posible que sea un cúmulo de varias causas lo que nos lo provoque o tan sólo una, pero lo cierto es que hay varios motivos que son principalmente los que nos provocan este dolor tan molesto en la fascia plantar. Estas causas son las siguientes:

  • Calzado inadecuado
  • Malas posturas
  • Trabajar excesivamente esta zona con movimientos repetitivos, como bien puede ser correr.
  • Exceso de peso
  • Cambio de calzado
  • Modificación en la pisada o en la forma de mover el pie
  • Finalización del verano. Sí, el hecho de que acabe el verano puede hacer que el haber estado utilizando mucho tiempo las chanclas o haber estado andando descalzo puede ser uno de los motivos

 

¿Es lo mismo tener fascitis plantar que tener un espolón?

Aquí hay una equivocación de conceptos que muchas veces hace que la gente se lie y tenga muchas dudas acerca de que está padeciendo y cuál es su problema.

Un espolón calcáneo es una exostosis del calcáneo, es decir, es una calcificación del talón, una prolongación del hueso del talón. Es posible que tengamos un espolón en nuestro talón pero que no nos afecte ni nos duela, o desgraciadamente, podemos tener un espolón en el talón del pie que nos provoque una fascitis plantar debido al roce con dicho tejido o con cualquier otra causa de las que ya hemos comentado.

Por lo tanto, el hecho de que tengamos un espolón calcáneo puede provocarnos la fascitis plantar, también conocido como fasciosis, pero no es lo mismo tener una cosa u otra.

 

¿Cuál es el tratamiento de la fascitis plantar?

Las molestias que nos provoca la fascitis plantar suelen ser pasajeras y desaparecen por sí solas, como bien afirman los podólogos con la cita “No hay fascitis que seis meses dure”

Lo cierto es que si persisten estas molestias debemos de ver cual puede ser la causa de este mal (el calzado incorrecto, la forma mal de pisar) pero si aun así no desaparece deberemos acudir a un centro sanitario para que nos digan exactamente a que se debe.

Allí, tras una exploración física del pie y unas radiografía simple nos dirán si nuestro dolor viene por el desgaste del tejido fascial en el roce de un espolón calcáneo, o si es por otra causa.

Su tratamiento se basará en medicamentos, fisioterapias y un estudio podológico para su posterior realización de unas plantillas o taloneras a medida.

Si el motivo del dolor viene por nuestra habitual práctica de deporte, deberemos de dejarlo por un tiempo y cambiar los ejercicios que hacemos, para así no provocar que se desgaste más nuestro tejido.
La aplicación de hielo en la zona dolorida también puede ayudarnos mucho a rebajar la inflamación y el dolor que esta nos provoca.

Si aun así no conseguimos liberarnos de la fascitis plantar y el dolor que nos provoca es muy alto, la última solución es la intervención quirúrgica.Esta solución deberemos de consultarla claramente con un especialista sanitario para ver que nos comenta.

 fascitis plantar tratamientoTratamiento fascitis plantar

Si estáis padeciendo esta patología no os desaniméis, tened paciencia y poneros en manos de especialistas sanitarios.

Recordar, no hay fascitis que seis meses dure!

Web de